dietetica-china

Llevar una dieta equilibrada y que aporte todos los nutrientes necesarios a nuestro organismo es importante. Una dieta equilibrada y con alimentos sencillos y frescos nos aportan vitalidadenergía y una salud óptima. En este artículo os voy a explicar de la forma más sencilla uno de los pilares de la Dietética China. Se basa en el sabor de los alimentos y cómo nos influyen en nuestro estado físico y psíquico.

Solamente con cambiar hábitos de alimentación y ejercicio en nuestra vida diaria nos aseguramos que nuestros órganos estén saludables y frescos, notándose así en nuestro estado de ánimo, ya que cada órgano lleva consigo un sentimiento y un sabor que lo caracteriza:

  • Hígado: Cólera – Sabor ácido.
  • Corazón: Llanto – Sabor amargo.
  • Pulmón: Nostalgia – Sabor picante.
  • Bazo: Obsesión – Sabor dulce.
  • Riñón: Miedo – Sabor salado.

Por ello es importante en el día a a día comer los cinco sabores de la naturaleza, para aportar a todos los órganos los nutrientes necesarios.

Si en un día no has comido alimentos de naturaleza dulce como son la zanahoria o la gran querida calabaza, sentirás un gran antojo de chocolate o de azúcar refinada para que el bazo se sienta satisfecho, pero en vez de saciarlo y nutrirlo, se está haciendo más deficiente y queriendo más y más dulce, generando las consecuencias que conlleva una deficiencia de Qi de Bazo con un exceso de humedad interna, proveniente de alimentos dulces y refinados. De ahí las piernas y la cara con edema, sueño después de comer, cansancio crónico, heces blandas, entre otros síntomas que pueden llegar a ser más graves. Y así sucede con los restantes órganos y sus respectivos sabores.

Otro ejemplo muy claro es el hígado, pues una emoción de cólera retenida afecta al correcto funcionamiento del hígado, y también ciertos alimentos y bebidas, como las carnes grasas y el alcohol. Por ello las personas consumidoras de carne y alcohol sientan una gran ira y resentimiento.

Una buena manera de mantener este equilibrio en el organismo consiste en tomar cinco tipos de frutas y verduras al día, cada una de las cuales representa a uno de los cinco sabores.

También puedes meter los cinco sabores en un solo plato que elabores. Os voy a poner de ejemplo, una ensalada de verano muy sencilla de elaborar con los cuatro sabores de la naturaleza, pues el ácido conviene tomarlo 30 minutos antes de las comidas, entre horas, o después de comer (siempre que hayas hecho la digestión) suelen ser las frutas ácidas como una rodaja de piña, un kiwi o una manzana verde, las cuales ayudan a la limpieza del hígado.

Ensalada de verano

Garbanzos (dulce) con lechuga (amargo), coliflor cocida (salado), lo aliñas con una poca de pimienta (picante), cúrcuma y aceite de buena calidad. Le puedes añadir por encima del plato semillas de sésamo negro o semillas de sésamo tostadas para hacerlo aun más sabrosa. Espero que os haya gustado y os sirva en vuestro día a día, ya que tanto emociones como alimentos afectan al funcionamiento de los órganos, así que nada mejor que alimentar al alma con buenos pensamientos y al cuerpo con buenos alimentos.

Sabor y su órgano relacionado

SABOR SALADO – RIÑONES: Rabanitos, puerro, nabo, coliflor, pera, chirimoya, tofu (cocinado un poco, nunca crudo), yoghurt, queso fresco, mejillones, sésamo negro, aceitunas negras, salsa de soja, uva negra, dátiles, higos, pasas, ciruelas negras, champiñones, algas.

SABOR ÁCIDO – HÍGADO: Frambuesas, ciruelas, melocotón, piña, kiwi, pomelo.

SABOR DULCE – BAZO: Todos los cereales, semillas de girasol (pipas), animales mamíferos y de río, plátano, melocotón, patata, zanahoria, sésamo blanco, garbanzos, alubias, boletus, espinaca, cerezas.

SABOR AMARGO – CORAZÓN: Achicoria, calabacines, té verde, apio, endivias, espárragos, alfalfa, lechuga, almendras, alcaparras, cacao, café, cebada, crisantemos, albaricoque, calabaza.

SABOR PICANTE – PULMÓN: Cebolla, ajo, clavo aromático, chili, romero, menta, pimienta, jengibre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.