Tips para combatir la retención de líquidos

rawpixel-retencion-liquidos-natura-beauty
Photo by Rawpixel on Unsplash

Es una sensación que mucha gente conoce: empieza el día y el cuerpo está deshinchado, pero conforme se acerca la noche es como si la ropa apretara y nos expandiéramos.

La hinchazón de tobillos, muslos y estómago es muy habitual y lo más probable es que se trate de retención de líquidos. Para comprobarlo podemos hacer un sencillo ejercicio que consiste en apretar unos segundos la zona hinchada y después quitar el dedo: si la piel tarda en volver a su color habitual, probablemente sufrimos retención de líquidos.

El cuerpo retiene líquido como medida de emergencia ante una hipotética deshidratación

Sin embargo la retención de líquidos es para algunas personas un verdadero quebradero de cabeza, produce incomodidad, hinchazón, celulitis y en algunos casos llega a ser dolorosa.

La alimentación es fundamental

Desde luego el estilo de vida actual, cada vez más sedentario, no ayuda en absoluto a la eliminación de toxinas por parte del cuerpo, mediante el sudor y la orina. Con beber dos litros de agua al día no es suficiente, necesitamos movernos para evitar que las toxinas se acumulen y ayudar a los riñones a hacer su trabajo.

Y la comida también es importante, todo el mundo lo sabe y todo el mundo subestima los efectos de una dieta poco saludable. Si sufres retención de líquidos deberías prácticamente eliminar los siguientes elementos de tu alimentación o comerlos de manera muy puntual: la comida procesada, como por ejemplo los embutidos, los fritos, el jamón curado, los frutos secos fritos, los quesos muy curados, el alchohol, las bebidas gaseosas y por supuesto la sal en general.

Y añade a tu dieta mucha más cantidad cebolla, pepino, sandía, pomelo, limón, alcachofas, espárragos y apio.

Otro gran aliado: los masajes

Pero no sólo el estilo de vida o la genética nos predisponen a retener líquidos. A veces nos alimentamos bien, hacemos deporte más o menos con asiduidad y bebemos lo suficiente. Pero las hormonas y sobre todo los anticonceptivos orales favorecen la retención, en el caso de las mujeres. Para estos casos podemos ayudar al cuerpo con dos técnicas que dan muy buenos resultados si se aplican con regularidad y por supuesto, acompañados de una dieta equilibrada.

  • El drenaje linfático manual es muy recomendado en casos severos de retención. Es el método más efectivo para eliminar líquidos, ya que activa el sistema linfático y limpia el organismo.

Consiste básicamente en ir “orientando” a las toxinas para que se drenen por los canales adecuados, aplicando con las manos la presión necesaria en las zonas correctas. Las piernas por ejemplo, se notan mucho más ligeras y descansadas desde el primer día de tratamiento.

Su efecto es muy parecido al manual, pero se aplica mediante un traje que envuelve las piernas, glúteos y abdomen y se infla, ejerciendo una presión positiva ascendente. A través de estas ondas de presión, la presoterapia estimula el sistema circulatorio, logrando un drenaje que favorece la eliminación de líquidos, grasas y toxinas que generan celulitis, edemas, linfoedemas y várices.

Si tu problema no tiene que ver con el sobrepeso, tal vez habría que poner el foco en la retención de líquidos. Imagina lo agradable que será sentir las piernas descansadas, el abdomen deshinchado y el organismo en general ligero y revitalizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.