Rayos UVA

Usado adecuadamente, el sol es una excelente fuente de salud. Todos los peligros de los rayos solares se derivan de la exposición excesiva e incontrolada.

Entre los beneficios más importantes del tratamiento con rayos UVA están el ayudar a fortalecer huesos y músculos, lo que previene y mejora la osteoporosis. Además, mejora el estado de ánimo, aumenta la capacidad del sistema inmune y es imprescindible para que el cuerpo produzca vitamina D, fundamental en el metabolismo del calcio. Además, aportan un bronceado rápido y cómodo, que prepara tu piel para exponerte al sol natural, evitando las quemaduras.

Según la normativa para el sol de la Unión Europea, no se deben utilizar las cabinas de rayos UVA si tienes un tipo de piel 1 o 2, (piel muy clara y sin pigmento, rubios y pelirrojos), si eres menor de 18 años, si tienes muchas pecas o lunares, si eres proclive a tener manchas en la piel, si de pequeño te quemabas con facilidad, si ha tenido cáncer de piel, si estás embarazada o si tomas algún tipo concreto de medicamento incompatible con este tratamiento.

En los centros solares suelen vender cremas para potenciar el efecto del bronceado; consulta a nuestros expertos sobre su composición y efectividad si decides usarlas. Y no uses maquillaje, perfume ni cosméticos antes de aplicarte los rayos.

Puedes disfrutar este tratamiento desnudo, para que no te queden marcas de bañador.

Consulta las tarifas y los tiempos.